martes, 7 de diciembre de 2010

Carta para ti



BS"D
Shalom UBrajá!
Esta carta es para ti.
Quiero contarte por qué mi vida cambió tanto, por qué decidí dejar lo que había hecho hasta ese momento y transformar toda mi mirada sobre qué valía la pena ser vivido.
Desde muy jovencita sentía que necesitaba respuestas y acudí, por motus propio, a psicólogos, pensando que me podían ayudar. No fue así.
Llegó un momento que tuve que iniciar otro camino, veía que había otras leyes que regían las vidas de las personas, y "que esfuerzo y suerte" no era todo.
Empecé a buscar algo, terapias más espirituales, hasta que finalmente llegué al comienzo del camino que me esperaba, la vida de Torah. Desde ese momento con todas las dificultades y todo lo escarpado del sendero, no aminoró mi certeza de que estaba en el camino correcto.
En el siglo pasado, como en tantas otras épocas, surgieron individuos, pueblos, naciones que actuaron y lucharon para que el pueblo judío desapareciera, ya sea físicamente y/o espiritualmente.
Como la persecución, a lo largo de los siglos, no pudo, gracias a Di-s, aniquilarnos, entonces el enemigo, buscó otros caminos, la conversión a la fuerza y la asimilación.
De la conversión a la fuerza hay mucho testigo.
Pero hoy nos amenaza la asimilación.
Qué significa asimilación?
Provocar en el judío la sensación que es "como todos" y despertar el deseo de ser "como todos".
Di-s, ha creado todo lo existente, incluso nuestras almas, Él tiene un objetivo para cada uno y para cada objeto del universo. Nada existe por casualidad. Él pensó en un pueblo, que enseñara que esta realidad, no es todo, sino y tan solo, una escenografía donde podemos actuar y traer o revelar Su mensaje.
El mensaje de Di-s, revelado en la Torah escrita y Oral, es que deseando beneficiar a Su Creación, especialmente al hombre, creó este mundo, como un lugar para trabajar, esforzarse a fin de obtener méritos para recibir Su regalo.
El regalo de Di-s, es la existencia libre de confusión, una existencia material, es decir con nuestros cuerpos y mundo, con el placer de estar conectados con Su sabiduría infinita sin obstáculos.
Di-s quiere darnos el Mundo por Venir, un mundo de Paz y alegría, de belleza, de salud y amistad, de realización de los talentos, etc., y la manera de obtener la entrada a ese mundo, es a través del trabajo hecho en este, en el mundo que nosotros "conocemos".
Di-s, entonces, inviste nuestras almas en cuerpos, y a su vez en familias, y a su vez en entornos, para que el alma pueda actuar en este mundo.
El alma sabe cuál es el objetivo de esta vida, el cuerpo, no.
La angustia, la falta de conexión con sentimientos profundos, la persecución de objetivos materiales, la ansiedad, el aburrimiento, la negación de la vida espiritual, etc. etc., son síntomas del alma encerrada, aprisionada y sin expresión de lo que ella sabe.
La manera de volvernos a conectar con nuestra alma, es estudiando Torah y cumpliendo las Mitzvot.
Ya que esa es la forma que el Creador de este mundo, eligió, para que podamos tener el canal limpio entre nuestra alma y nuestro cuerpo (mente y corazón).
En la medida que ignoramos el tesoro que llevamos dentro, los enemigos, los que desean y activan para la destrucción del pueblo judío, festejan (como lo podemos ver hasta en YouTube).
En la medida que rechazamos la misión que Di-s nos encomendó, necesitamos más éxitos, más sexo, más amigos, más plata, más diversión, más distracción, más trabajo, más problemas, más de todo para tapar lo que realmente tenemos que hacer.
Si alguien me hubiera hablado así hace 20 años atrás, tal vez no lo hubiera aceptado, pero si ese alguien era alguien que me amaba, que él mismo hubiera hecho esa transición, es probable que, al menos, le hubiera dado una posibilidad, un espacio para preguntarme, "tal vez...es cuestión de probar".
Di-s puso en la Creación dos fuerzas, una que se acerca a Él, a la Verdad, y otra que se le opone, que distrae al hombre de su verdadero objetivo. Para dejar en manos del hombre la libre elección, este es el famoso libre albedrío.
Ahora, en nuestro convulsionado presente, la fuerza que se le opone al alma judía, es la infinitud de propuestas, que ofrece el mundo, para "ser alguien".
El judío ya es "alguien" alguien central en la existencia y Di-s nos dio Su Torah, para que ese potencial maravilloso salga a la luz con una fuerza infinita.
Tal vez algún día quieras saber, quién eres, para qué viniste al mundo, qué espera Di-s de ti.
Tal vez algún día, abras una puerta verdadera entre vos y yo.
Se que en ti reside un alma muy especial, muy luminosa.
Que Di-s te cuide y te muestre tu camino con alegría.

Jodesh Tov y Jánuca Sameaj!!!

Con mucho cariño
Patriicia Dvorah

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada